Charlamos con Sansberro, Roselli y Jaureguizar sobre el videojuego uruguayo liberado: Ajedrez y Leyendas

Un recorrido por el contexto de creación del popular videojuego uruguayo que encuentra su momento de desarrollo durante el fértil período de programación de aplicaciones para las XO del Plan Ceibal. 

Este juego ha sido liberado siendo accesible a todos. Una excelente alternativa para quienes estén interesados en aprender a jugar ajedrez en tiempos de aislamiento físico.

Con un planteo a la vez complejo y entretenido este juego permite a niños de todas las edades y a la familia entera, sumarse al Desafío de Eglerion aprendiendo y ejecutando habilidades ajedrecísiticas.

Invitamos a Esteban Jaureguizar, coordinador del Programa Ajedrez para la Convivencia, a Fernando Sansberro del equipo de Batoví Studio Games y a Bernardo Roselli, Presidente de la Federación Uruguaya de Ajedrez (FUA) para que nos cuenten cómo surge la idea de desarrollar este juego. 

FS: Si recuerdo bien, fue en 2010 a raíz del primer o segundo llamado de la ventanilla de Plan Ceibal para juegos y aplicaciones; ahí la gente de Ceibal nos puso en contacto con Esteban y nos dijo: mirá el juego que proponen está bueno pero le falta toda la parte pedagógica, esta gente presentó este juego, ¿por qué no se juntan?.

Se habían presentado por separado

EJ: En 2009 la tecnología no era ni cerca lo que es ahora y nuestro conocimiento de estas cosas tampoco. Me acuerdo que coincidimos con Bernardo (Roselli) en el Torneo Panamericano por Equipos de Mar del Plata, habíamos compartido habitación de hotel y en esas fechas cerraba el plazo de presentación. A las corridas, me fui a un ciber, para mandar la postulación. Al final Ceibal nunca la recibió en realidad. Entonces la presentamos luego y ahí surgió esta conversación. Ceibal nos decía que estaban muy interesados en tener un ajedrez. Nos cuentan que estaban realmente interesados y que tenían una valoración -tal cuál lo que dice Fernando- que hubiesen tenido dudas de aprobar el nuestro porque no estaban muy convencidos respecto al respaldo técnico del juego porque tenía unos niveles de complejidad bastante importante y bueno, rápidamente nos pusimos en contacto. 

Cuando llegué a la oficina de Fernando, me sorprendió muchísimo porque tenía recortes periodísticos sobre la Federación (FUA), sobre una nota que me habían hecho recientemente, también sobre antecedentes de otros videojuegos que había en el mundo. Era impresionante la búsqueda que había hecho y la cantidad de cosas que sabía sobre las cosas que estábamos haciendo con Bernardo y la verdad es que presentamos juntos un proyecto mucho mejor en todos los niveles; estructura, ideas, etc.

Creo que la sinergia de la conceptualización que nosotros teníamos desde el ajedrez educativo y la conceptualización que ellos tenían desde lo técnico desde la usabilidad, jugabilidad y disfrute de un videojuego dio una cosa totalmente distinta a lo que por separado habíamos pensado.

Fernando me mostró un montón de videojuegos que exploraban un montón de ideas y me decía, mirá tiene que ir por acá, y bueno ahí surgió Ajedrez y Leyendas, ahí nació realmente este producto con el que estamos contentísimos. Si bien hoy, si tuviéramos la posibilidad le incorporaríamos muchas otras cosas, en aquél momento fue como un cañón, una bomba.

BR.: Yo creo que esto nació antes, más o menos en 1983 – 84. Fernando tenía referencias de él y el tenía referencias mías, más bien de mis hermanos fundamentalmente, pero compartimos algunas tertulias los sábados en el Colegio Seminario porque Fernando es ajedrecista también, entonces cuando a él se le ocurre hacer algo de ajedrez es porque le gusta el ajedrez, el ajedrez emocionalmente lo tiene enganchado entonces, resultó mucho más fácil. Además ya desde el 2006 apareció Esteban por nuestra casa, por la escuela de ajedrez, -desde Argentina-; yo justo viajaba seguido a Buenos Aires y pedía referencias de él y siempre fueron muy buenas. Desde que empezamos a trabajar juntos, siempre hubo un muy buen relacionamiento. 

Anteriormente nos habíamos presentado a un proyecto en la ANII con Esteban, donde supimos fracasar muy bien.

EJ: Por este mismo tema… 

BR: Exactamente, por el mismo tema. Llenamos formularios interminables y perdimos. Después surgió esa posibilidad y bueno, la pasión por el ajedrez hace que todos nosotros estemos vinculados a Ajedrez y Leyendas.

¿Nos cuentan cuál es la idea central del juego,  cómo se desarrolla,  cuál es el objetivo?

EJ: Voy a contar la idea que le llevé a Fernando para que él cuente cómo la transformó en lo que es ahora.

Allá por el 91 yo daba clases de ajedrez en Rosario y tenía la idea de que el niño progresaba en ajedrez cuando tenía conciencia de que tenía una ventaja ganadora. Cuando él sabía que con esta diferencia material ya podía ganar la partida y se sentía seguro, sabía ganar y ganaba, entonces había progresado. 

Si cada vez con menos ventaja material reconocía que estaba inevitablemente ganado y sabía ejecutarlo, venía progresando, entonces yo quería hacer un videojuego que pantalla por pantalla fuera ofreciendo lograr objetivos cada vez con menos recursos. (…) Con esa idea y con otras que fui recolectando (…) acudí a Fernando. Pero mi idea era una idea un tanto secuencial y rectilínea. No había un desarrollo del entorno, ni de la aventura. Aunque eso  ya me gustaba y me parecía potente (…) era un desafío constante, progresivo y que empezaba desde niveles muy simples y terminaba en niveles muy complejos.

Faltaba el aporte desde la visión del gamer, digamos. 

EJ: Exacto. A Fernando le gustó la idea desde el punto de vista de la progresión pero ahí me empezó a mostrar otras cosas y me dio vuelta la cabeza.

FS: Desde ese momento el mercado sigue más o menos igual que ahora. De ajedrez, así como juego juego, hay casi nada y son todos los juegos clásicos, partidas con millones de opciones, pero sólo eso. Faltaba algo que tuviera todo el lenguaje o la mecánica que tienen los gamers, de una aventura que se desarrolle, hacer cosas, superar desafíos.

Habían un montón de ideas pero estábamos muy limitados en ese momento por las máquinas, las XO, donde no se podían hacer grandes cosas. Vimos montones de juegos clásicos tipo RPG donde vas avanzando, te hablan, tenés que conseguir cosas, evolucionás en la historia, explorás un mapa, bueno todo eso no se podía hacer y todo el trabajo que hicimos fue el de hacer algo que sea inmersivo, que enganche un historia, donde el jugador se pudiera sumergir. 

Lo que tiene todo el tipo de juegos que proponía Esteban era que calzaba perfecto en una evolución. O sea primero resolvés un juego fácil para aprender a mover las piezas, después vas combinando cosas y vas evolucionando. Le pusimos hechizos, unos power up que hacen cosas en el juego, que además no podían ser demasiado locos porque tenía que seguir siendo un juego de ajedrez y bueno, todo ese proceso fue el que hicimos para que no sea un juego tan lineal y no sea una serie de ejercicios, transformándolo en un juego de principio a fin con mapas, personajes, historias. 

EJ: Eso que comenta Fernando disparó también todo un proceso creativo muy fuerte que sigue hasta hoy, porque no todos los juegos que finalmente estuvieron en Ajedrez y Leyendas son los que había llevado inicialmente. Fernando quería que los chicos pudieran ganar sí o sí, porque al principio tienen que ganar para meterse en la historia, sino llegan hasta tal nivel de la historia, se desafilian muy rápidamente y después sí que los niveles de desafío son importantes.

Entonces tuvimos que complementar las ideas iniciales con ideas que nos pedía la misma historia que habíamos creado, lo cual disparó un proceso creativo que generó que cada uno de esos minijuegos tuviera un montón de niveles de profundidad y cada uno problemas distintos para que la máquina de forma aleatoria, si vos jugabas de nuevo te devolviera una situación distinta. 

Ahí se sumó todo el equipo de jóvenes jugadores -hoy muchos de ellos, profesores de ajedrez que estudiaban con Bernardo en la Escuela Uruguaya de Ajedrez-. Muchas veces los reunió a trabajar y trabajamos también a distancia. Muchas de las ideas de ese germinador quedaron en el tintero porque después tenían problemas de realización en las XO y la realidad de programación que tenían en ese entonces. Quedaron en el acervo un montón de juegos, de minijuegos que técnicamente no se pudieron desarrollar pero que están ahí y que seguramente una tercera versión de Ajedrez y Leyendas pueda recuperar -porque hubo una segunda y es la que liberamos-. Ahora, no sé si Fernando se acuerda que se hizo en el marco de una olimpíada que organizó Ceibal que fue muy importante …

FS: Fue en 2012, una locura también porque ahí, los chicos tenían que competir, entonces, la parte de juego seguía estando y la mejoramos pero el objetivo era la competencia y tuvimos que agregar más minijuegos, más cosas que den un puntaje para comparar con otros jugadores y también eso a su vez, disparó un nuevo proceso creativo.

Es un juego pensado para escolares ¿a partir de qué edad?  

FS: Esteban ¿te acordas si había edades en las olimpíadas? Siempre fue para todos, hubo mucho pienso ahí, se hizo para que se puedan probar los juegos sin tener que leer muchísimo, entonces eso bajaba un poco la barrera, pero para aprender realmente lo que te está enseñando, se requiere leer. Dicho esto, esta orientado a niños de 7 – 8 años en adelante. Una vez que se puede leer ya está. Aunque después hicimos otra versión que está locutada -luego de superar los aspectos técnicos-haciendo que fuera realmente accesible.

EJ: Bernardo debe manejar mejor que nadie los números de descargas que tuvimos ¿no? 

BR: Desde el punto de vista de las descargas del Plan Ceibal nosotros manejamos un número de 70.000 en este momento y durante la Olimpíada, se manejó un número de descarga de 30.000 y una participación de 5.000 o 6.000 chicos en la Olimpíada del 2012. 

Hoy en día tenemos un promedio de descargas de 100 por día en la página de la Federación (FUA).

¿A partir de que se libera?

BR: A partir de que se libera. Es cierto que estamos bastante aislados y no tenemos a los profesores en las aulas, si así fuera ese número tendría que ser por dos o por tres. Lo hemos liberado para toda América, hemos observado muchas descargas en Colombia, en Venezuela, y  en España fundamentalmente, también en Méjico. Vamos a esperar un poco que evolucione la salida de la pandemia para evaluar los resultados.

EJ: Yo quería agregar con respecto a los tutoriales que me parece muy importante -fue todo un debate en aquél momento-. Los tutoriales son opcionales, siempre están pero vos podes seguirlo o saltarlo. Una vez, dando clase me encontré con un chico que jugaba pésimamente. De un momento a otro empezó a jugar realmente bien y empezó a ganar muy holgado.

Este chico, que pasó de perder prácticamente todo el tiempo a ganar todo el tiempo, en un lapso muy breve, un día viene y me habla de una jugada que había hecho Judith Polgar. Quedé muy sorprendido porque esa información era relativa a un tutorial avanzadísimo, de los últimos niveles. Es decir, que leía todos los tutoriales y realmente aprendió.

¿Esos tutoriales están dentro del juego? 

EJ: Exacto. Y después comento que tenemos dos casos dentro de la FUA.  Quien fue ya más de una vez Campeona Nacional Femenina y Vice Campeona Sudamericana, declaró a la prensa y después nos contó que aprendió a mover las piezas con Ajedrez y Leyendas; se integró al ajedrez a través del videojuego.  Y hace poquitos días también, me enteré que un chico que fue campeón nacional en el Mundial Sub 18 representando a Uruguay, dijo exactamente lo mismo, que el juego le apasionaba y que era el juego que más amaba en su infancia.

Es decir que es un juego que les ha permitido a quienes han aprendido con él a la vez, volcarse después al tablero real, no es sólo quedarse en el videojuego, en la pantalla.

¿Qué habilidades adquiere un niño que logra completar los niveles del juego? 

EJ: El juego inicia con una torre; es una aventura medieval donde hay un brujo que domina la tierra de Eglerion, tiene presa en un castillo a la princesa Sofía y tú la tienes que rescatar enfrentándolo en batallas en distintos castillos. Empieza en un castillo donde con una torre tienes que comer unas llaves, tu solo mueves la torre para poder abrir la puerta para pasar al siguiente castillo y termina con una batalla de corte estratégico y táctico de nivel bastante complejo en el último castillo donde lográs la victoria final. 

En el camino te encontrás con de todo, y lo que haces en los dos o tres primeros niveles es desarrollar habilidades con una o con varias piezas que después vas a ir integrando en las batallas ya con todas las piezas. 

Te va proponiendo siempre desafíos técnico-tácticos y estratégicos, cada vez más complejos. Siempre tenes a la salida, son diez territorios, cada uno de esos 10 territorios tiene castillos y a la salida de ese territorio tenes una batalla con todas las piezas, cada vez más difícil, donde además, como decía Fernando, podes usar hechizos, para darle a tus piezas poderes especiales a partir de las monedas de oro que recolectaste en las victorias que fuiste obteniendo en cada nivel. 

Hay toda una lógica que te estimula también; cada castillo tiene niveles de profundidad podes jugarlo en nivel 1, 2, 3, 4, 5 y también eso es opcional, si quiero yo gano en el nivel 1 puedo irme a otro nivel pero si sigo jugando en el nivel 2, en el 3, voy acumulando cada vez más monedas de oro y en la batalla final de ese territorio puedo comprar más hechizos. O sea el juego te da libertades pero te premia el uso intensivo y en profundidad de cada habilidad y te da la libertad de leer o no leer el tutorial. Mi hija de 5 años, está realmente fascinada con el juego y ella quiere pasar todos los tutoriales. No, no pará papá, tengo que aprender, me dice. 

¿En cuánto tiempo un jugador logra dar vuelta el juego? ¿Cuánto tiempo lleva ese proceso, está estimado? 

FS: Si, lo estimamos -esa pregunta aparece siempre pero es muy difícil de contestar-. Si ya se sabe jugar al ajedrez -vamos a suponer que lo usa alguien como nosotros- creo que en una hora más o menos. Pero como te trancas y re-evaluas, pueden ser horas. No sé ustedes, que han visto chicos jugando desde cero, pero hemos visto gente trancarse por horas y gente que lo pasa mucho más rápido.

EJ: Sí, creo que son alrededor de 120 castillos con 120 tipos de desafíos diferentes, algunos se repiten pero con distintos niveles de profundidad y también depende por ejemplo, de la edad. 

Recién daba el ejemplo de mi hija que tiene 5 años, cuando pasa el primer territorio con ayuda ya en el segundo por más que intente no tiene todavía la capacidad como para afrontarlo. Un chico más grande o un adulto, capaz que por más que se tranque lo hace más rápido. También está el interés y la voluntad, en el nivel 1 tenés mínimo 240 minutos de dedicación haciéndolo en tu mejor rendimiento, no se puede jugar en menos de eso porque hay 240 minutos de juego que tenes que pasar sí o sí. 

BR: Siendo generosos te diría, porque las batallas finales te dan mucho trabajo, además si tu vas aprendiendo, vas aprendiendo sobre la marcha. Yo probablemente lo pueda hacer todo completo, en el nivel 1,  en probablemente 5 horas. Porque las batallas finales son largas, acordate que se va complejizando cada vez más. 

BR: Quería retomar el tema de las habilidades,  porque el ajedrez es un juego bastante cruel. A ti te dan 16 elementos contra 16 elementos del adversario y tú no sabes qué es lo que hacen cada uno de ellos, entonces los empezás a mover de a uno, sueltos. Existe un principio de armonía, de coordinación que eso se va aprendiendo con el correr de los años, entonces el problema más grande que ha tenido históricamente el ajedrez es tratar de hacer acceder a los que recién llegan a que comprendan cuál es la filosofía del juego. Entonces Ajedrez y Leyendas se presenta como la solución a este problema. 

Al principio, no proponemos un tema de decisión sino que le damos una torre para que mueva, entonces aprende la habilidad del movimiento de la torre; más tarde se va agregando que tiene que elegir entre mover dos piezas, a ver cuál es la mejor para capturar y se va trabajando también en la percepción del tablero, la longitud y ciertas cosas más profundas. Lentamente y de una manera fantástica o fantasiosa, se le van dando habilidades al chico para que las desarrolle.

Todos, absolutamente todos, pueden jugar Ajedrez y Leyendas, los que entienden mucho, los que entienden poco, los adultos, los adultos mayores, es el juego ideal para todos.

Soy uno de los que juega con Ajedrez y Leyendas porque siempre alguna cosa sorprende. A mí me ayuda a pensar las distintas habilidades que he desarrollado jugando al ajedrez. Y además, obviamente, me sirve como docente para reflexionar sobre a qué lugares tengo que apuntar para poder ayudar a los chicos. Para concluir podría decir que…

el juego es extremadamente completo y además muy accesible.

EJ: Agrego entonces que el problema del ajedrez es que el escalón es muy alto de entrada, uno se puede afiliar a las reglas del ajedrez y conocerlas pero con eso sólo no alcanza porque también tiene que afiliarse e incorporar en sí mismo el sentido del ajedrez y la estrategia del juego para poder disfrutarlo. Ajedrez y Leyendas funciona como un gran aliado para dotar de estas cosas a un principiante.

También te podría gustar...

Imprimir